Mi príncipe

Mi príncipe
El autismo no me define, no me condiciona y no me limita...que no lo haga tu desconocimiento...

lunes, 22 de octubre de 2012

AMIGOS EXTRAORDINARIOS

Hoy escribo una entrada muy especial, contando algo que hace poco era un sueño y que gracias a una personita de tan sólo cuatro años se hace realidad...

He de decir que Álvaro tiene la gran suerte de contar con unos compañeros de clase que le cuidan, le protegen y sobre todo le consideran uno más. Es increible la sensación que siento cuando una madre me dice que su hijo quiere que Álvaro vaya a su cumple, cuando la niña que esta a su lado en la fila le grita a su madre "mira mamá estoy al lado de Álvaro", cuando vamos por la calle y desde lejos oigo como un niño le va diciendo a su madre "mamá es Álvaro, mi amigo de clase" y cuando pasa a su lado le saluda con una gran sonrisa. Que esté en la fila y veas como le sujetan antes de que se vaya para que la profe no le "regañe" por irse, que esté en el patio haciendo un juego esteriotipado y se crucen en su camino y lo conviertan en un juego funcional (a pillar a Álvaro, que es la primera fase antes de pasar al pilla-pilla jijijiji).... y muchas más cosas que no veré porque por desgracia no tenemos una bola mágica que podamos mirar para no perdernos detalle.
Pero lo de hoy ha sido grande, un pequeño amigo extraordinario le ha hecho un dibujo, lo ha envuelto con un folio a modo de sobre, para que no se rompiera y sin saberlo ese pequeño amigo extraordinario, con ese gesto, le ha dado a Álvaro y a todos los que le queremos la certeza de que personitas como él cambiaran el mundo. Con esa bondad que ha demostrado dándole un simple dibujo, porque pensaba que por una cosa sin importancia su amigo Álvaro se habia sentido triste, nos hace saber que para los niños no existe la inclusión porque no excluyen, que somos nosotros los adultos los que no les sabemos enseñar a aceptar las diferencias de los demás y  cómo debemos ayudarles en sus dificultades, como a cada uno nos deben ayudar con las propias. El enfoque que los padres demos a nuestros hijos sobre el resto de las personas y de como respetar la forma peculiar de ser de cada uno, es lo que les hará mirar de un modo u otro. 

Hoy me siento FELIZ y AGRADECIDA  a esos pequeños amigos extraordinarios que están compartiendo infancia con mi pequeño principe, que le están enseñando sin saberlo tantas cosas, con la alegria y sencillez que sólo un niño puede hacerlo. Unas pequeñas personitas que también están enriqueciendose con los aprendizajes que Álvaro les ofrece, precisamente por ser tal cual es.

EL MUNDO SERIA MEJOR SI LO MIRÁSEMOS A TRAVÉS DE LOS OJOS DE UN NIÑO.....






11 comentarios:

  1. ME ALEGRO MUCHISIMO POR TI, ALVARO.
    TE MERECES ESTO Y MUCHO MAS¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí y ya es hora que tenga lo que merece...

      Eliminar
  2. Cuánto me alegro por Álvaro,Menchu!!!Me encanta ver que tu decisión ha sido acertada, como no iba a ser...y cómo Álvaro se hace grandes amigos...Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sí, que su amistad sea cada vez más grande....

      Eliminar
  3. Que me gusta leer todo esto... ME GUSTA. No es fácil, no es camino de rosas, si lo sabré yo, pero si hay grandes satisfacciones. Un abrazo fuerte para todos.

    ResponderEliminar
  4. Pues es cierto que no es sencillo, pero cosas como esta hacen que merezca la pena el mayor de los esfuerzos, te hacen coger fuerza para seguir apartando piedras del camino... un besazo

    ResponderEliminar
  5. Me parece fantástico lo que cuentas y de verdad que me alegro por Alvaro y por tí, pero en el caso de mi hija de 7 años con TGD no puedo decir lo mismo. Tiene todo el apoyo del mundo en el centro escolar por parte del profesorado pero no así por parte de sus compañeros y compañeras, de los que más que apoyos recibe burlas y no aceptación. Los niños, con su "inocencia", pueden ser también de una gran crueldad.

    ResponderEliminar
  6. Lo primero decirte que siento enormemente que tu hija tenga que pasar por esto. Comentas que tiene todo el apoyo del mundo en el centro por parte del profesorado y yo perdonamé pero me atrevo a decirte que quizá no es todo el del mundo, si estuvieran trabajando desde el centro, como debe hacerse, la inclusión de tu hija, informando y concienciando a los compañeros, con explicaciones adaptadas a su edad, con juegos dirigidos en el patio y demás, me cuesta creer que pueda darse esta situación que cuentas. Es cierto que los niños dentro de su "inocencia" pueden ser crueles, hay una frase que suena muy bonita que dice "los niños no saben ser crueles", para mí no es cierta, los niños son crueles, otra cosa es que lo sean con el mismo conocimiento de causa que un adulto. Precisamente porque muchas veces no son conscientes del daño tan enorme que pueden estar haciendo pueden llegar a ser tremendamente crueles. Para eso estamos los adultos para educarles, cada uno en nuestra parcela. Si a esos niños que tratan así a tu hija les estuvieran corrigiendo de manera correcta y no les consintieran ni profesores ni padres que sigan haciéndolo, que estamos hablando de niños de siete años (me parece impresionante) esta situación se terminaria. No se si tú lo has hecho pero a mí me sirvió de mucho presentarme a los padres/madres y hablarles abiertamente de las dificultades de Álvaro de su diagnóstico, les dije: TIENE AUTISMO, pero ante todo es un niño más. Me ofrecí a resolverles cualquier duda, a dialogar sobre cualquier asunto que les preocupara, les pedí que cualquier situación por favor me la comentaran directamente a mí. Les dí información, entre ella un cuento para que se lo leyeran a sus hijos y unos dibujos en los que se habla sobre autismo. El apoyo en el colegio no debe ser únicamente a nivel curricular, hay una labor enorme que hacer en cuanto a saber relaccionarse los unos con los otros, en general, no solo cuando un compañero tiene autismo, es un lugar donde es imprescindible el respeto de todos hacia todos y dificilmente eso lo aprende un niño solo, hace falta que los adultos se lo enseñemos, porque no siempre conocen donde está el límite. Sinceramente me apena mucho lo que me cuentas y me encantaria poderte ayudar, te diria que no te quedes en culpar a la crueldad de los niños y vayas más allá, fijaté en la pasibidad de los mayores que no hacen nada por cambiar esa situación. Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Mentxu.
    Estoy pensando en lo que me dices acerca de hablar con los padres y madres de los demás niños y niñas de la gela (clase) de mi hija y explicarles sus dificultades respecto, basicamente, a la comunicación, el lenguaje y las relaciones sociales. Voy a comentarlo con su tutora, el personal de apoyo del centro (consultora y PT) y con la psicóloga que le trata en la unidad de atención temprana a la que acude a ver que les parece. La verdad es que yo siempre he evitado etiquetar a mi hija, ella es quien es, y para describirla diría mil cosas que están por delante de su trastorno, pero quizá no sea la mejor decisión.
    Tienes razón en lo que dices, algún fallo sí que hay cuando los episodios de "burlas" (no me atrevo a decir acoso) ocurren en el recreo, y de eso sí hemos hablado con el personal del centro y con el personal terapéutico y van a intentar hacer algo al respecto. Pero claro, ahí nos topamos con los horarios, las horas lectivas, la falta de personal... en fín.
    Sé que también están trabajando con los niños y niñas, en la manera de lo posible, la aceptación de la diversidad, pero no es nada fácil, en general aceptamos muy mal la diferencia. Yo lo que siempre intento con los demás niños y niñas es que puedan ver que detrás de su "coraza" mi hija es una niña cariñosa, simpática, graciosa, deseando jugar y divertirse, pero que necesita ayuda porque le resulta difícil y no tiene aún las herramientas suficientes para hacerlo como los demás.
    Te agradezco tu muestra de apoyo y que me des tu opinión de manera tan franca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes que darme las gracias, creo que estamos para apoyarnos y ayudarnos en todo lo que podamos.
      Con respecto a las etiquetas yo pienso siempre esto: "si han de etiquetar a mi hijo que sea desde el conocimiento". Etiquetas tenemos todos, a mí las que me preocupan son las erroneas, las que muchas veces por el desconocimiento de los demás llevan nuestros hijos, por ejemplo : maleducados, caprichosos, rebeldes, salvajes, pegones, .... y otras muchas que la gente pone sin remordimiento alguno. Prefiero que conozcan a mi hijo en su totalidad y eso sin que sepan aunque sea minimamente que es el autismo y sus dificultades es complicado. Te pongo un ejemplo sencillo, si tu hija tuviera una ceguera, sordera, ... sentirias que la etiquetas por decirlo?. Con esa misma naturalidad intenta hablar del autismo de tu pequeña, recuerda que no la define, no la condiciona, ni la limita, solo es una parte de ella, como el color de sus ojos o de su pelo, una manera diferente de vivir la vida y merece hacerlo plenamente y ser respetada y aceptada. Un besazo.

      Eliminar
    2. Hola mentxu.
      Primero de todo perdona por no haberte contestado antes. Hemos comenzado a dar pasos en el centro respecto al tema de las burlas y agresiones verbales y esta semana tengo la primera reunion con una persona de atzegi y el observatorio sobre la inclusion educativa asi como la representante de berritzegune y las consultoras de la ikastola. El objetivo es organizar algo para padres-madres y alumnos respecto a aceptacion de la diversidad,
      convivencia... a ver que sale. Ya te contare. Un besazo y GRACIAS.

      Eliminar